Un Paseo Bicicleta L YcuN7m

El diablo sabe más por viejo que por diablo. Diario de una Respiración.

ES muy curioso lo que siento estos días. Explota la primavera, de repente la cara sonriente del Sol toca mi cara, mi cuerpo. El contraste con el azul del mar, con el verde intenso de la naturaleza aparece y yo, a través de mis ojos no puedo dejar de contemplar tanta belleza.

Mi Corazón siente agradecimiento por habitar un planeta tan bonito. Hoy mismo, mientras iba en bici a dar la clase matutina en Palamós, ví como dos pajaritos revoloteaban jugando. Tan precioso. Jugaban haciendo tirabuzones con su vuelo, mientras la mañana se presentaba benévola.

Aún así, cuando seguía peladeando, sentí de nuevo la punzada de la Soledad. En este momento Soledad no escogida. Esa Ola llamada S y sintiendo como aún mi energía estaba drenada, por el desencuentro, el vacío, la ausencia.

 

¡Vaya, no recordaba!…¡Soy una Maestra, soy terapeuta, yo estoy ya por encima de los altos y los bajos!….¡Pues no!…El embate de la Vida sigue tocándome, sigue conmoviéndome….sigo sintiendo que necesito tiempo para rehacer mis tejidos emocionales….

Así que sentí la pauta tan conocida -siente la respiración, observa el flujo del aire en tu naríz-, me sonreí……»El diablo sabe más por viejo que por diablo»………sí, claro, sí….

Hay acciones, hay actitudes, hay recursos que utilizas una, dos, tres, veinte, cuarenta, incluso quinientas veces y un día, cuando ya ni sabes cuántas veces, descubres que por fin penetra el significado. Sientes, maduras, reflexionas, comentas, impartes, conversas, escribes sobre algo tantas veces y un día….claro, aha, claro….y es entonces cuando empiezas a abrirte o a entregarte al mensaje profundo.

Así que simplemente respirando, sentí de nuevo el aire que entraba y salía a través de mi naríz y sentí el terciopelo del aire acariciando mis coanas, mi faringe, mi tráquea y como entraba hasta mis pulmones y como mi diafragma descendía, sin esfuerzo, como un roce de sábanas, de telas en mi tórax, en mi abdomen abajo… Sentí, estoy respirando el mismo aire del pájaro, el mismo aire de la planta, el mismo aire de mi gente, el mismo aire de los que conozco, el mismo aire de todos los que viven en el Tíbet, en la India, en el África, en el polo norte, allá también…..De los que sufren, de los que nacen ahora mismo, de los que sienten el esfuerzo de una jornada de trabajo, de los que dormitan trastornados, de los que respiran jadeantes……

El mundo me penetra a través de mi naríz, de mi respiración y yo también doy a este espacio común mi humanidad, mis alegrías, mis momentos taciturnos, la nostalgia que siento mirando el infinito, las ganas de romperlo todo..la alegría de la danza….y a ¿dónde va?….que es??…la atmósfera??…el inconsciente colectivo??…………la biosfera???……

Me volví a sonreír, claro, Energía de Metal, conexión con lo externo…..Tan sólo siendo conscientes, abriéndonos a respirar, estamos permitiendo que la Vida nos posea y nos dé…………….Se mueven tantos hilos hacia tantas direcciones…tantos olores, aromas….

Me doy cuenta que cuando pierdo la conciencia de la respiración o cuando la pierdo de manera más continuada, me imbuyo en mí misma, en mis conflictos no resueltos, en mis dinámicas, en mi…esto y aquello……….Cuando de nuevo me permito respirar, en el aquí y ahora puedo compartirme así tal como soy con lo externo, haciendo partícipe a lo de fuera de todo ese mundo interno que sigue moviéndose, perfecta en esa humanidad convulsa, conectándome con todo lo que está transcurriendo más allá de mis expectativas..y entonces, simplemente el presente, la realidad se despliega……….y yo con ella, danzando, amándola, amándome.

Me amo, te amo, me amo, te amo, me amo, te amo…. el pájaro, el mar, el cielo, el movimiento y todo mi cuerpo. aspirando y exhalando el presente.

Pruébalo.

Te estamos esperando.

Karina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *