Coliflor Fractal

NUESTRO CUERPO ES UN FRACTAL DE LA MADRE TIERRA

Somos Carne.

Siento en nuestro cuerpo la relación entre la madre Tierra y nuestro cuerpo. Por lo tanto somos Tierra-Carne.

Toda la masa de nuestro cuerpo se compone de pequeñas sustancias, moléculas, células y todas ellas se renuevan de alguna manera. Nuestras células son como pequeños ladrillos que conforman la totalidad de nuestra estructura y sí, el orígen fue el legado de nuestros padres cuando nos gestaron.

Toda esa estructura que éramos en la barriga de nuestra madre y cuando nacimos, se fue renovando y acrecentando. Es por esa causa, de que aumentemos de tamaño hasta estabilizarnos, ya en nuestra etapa madura y entonces, simplemente, vamos renovando toda nuestra estructura gracias a la alimentación.

Sí, sí, la alimentación. No por arte de magia o no porque nuestro cuerpo pueda «de la nada» crear estructuras….Necesitamos una materia prima igual que el escultor necesita un «material» para crear su obra, su escultura.

De aquí la gran importancia de la alimentación. A veces comemos sin ser conscientes de que todo lo que ingerimos posteriormente seremos nosotros. La alimentación nos aporta Energía pero también material para renovar y reparar estructuras.

Etimológicamente,  la palabra nutrición proviene del latín que significa “dar alimentos, mantenimiento, suministrar con lo que necesita para actuar“, con sus componentes léxicos que son “nutrire” significa “nutrir” y el prefijo “cion”, quiere decir “acción y efecto”.

Curiosamente, la madre Tierra, el planeta Tierra, genera también desde sus sustancias nutritivas, la cualidad de ser fértil, de la fertilidad, de promover la existencia y desarrollo de plantas, animales, bacterias, seres en definitiva con todas las particularidades para que nos nutran y nos reparen.

La palabra «hambre», «comer», es la ingestión de sustancias que desde ese movimiento hacia dentro van a formar parte de nuestra estructuras….Van a ser nuestra estructura….Descienden por el tubo digestivo y tras su «transformación y alquimia gracias a los líquidos digestivos», se dirigen de manera ascendente y fluida a todo nuestro organismo. (La Energía de Estómago segun la MTC es descendente y en cambio la Energía de Bazo es ascendente).

La frase «Somos lo que Comemos» escrita por Ludwing Andreas Feuerbach es realmente muy clara. Todo lo que ingerimos es troceado y transformado por los jugos digestivos haciéndolo lo suficientemente pequeño para ser absorvido y adaptado a la estructura molecular de nuestro cuerpo. La comida, en última instancia son también moléculas igual que es nuestra carne, huesos, músculos….nuestras células.

Nuestro cuerpo es un fractal de la madre Tierra. La Tierra como planeta posee elementos que «nutren» a otros seres que posteriormente van a alimentar a otros y así sucesivamente, dentro de la llamada pirámide alimenticia. Nuestro cuerpo posee elementos que posteriormente se traducen en generar «ideas fértiles» en nuestra mente, «acciones fértiles» en nuestro organismo…que nutrirán a otros seres, personas….

Es por eso que cuidar nuestra estructura, nutrirla convenientemente, aportar lo que es necesario para ella ocasiona que a posteriori se transforme en nutrición para los demás…..

 

Nutriéndote nutres a los demás.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *