Rastrojo1

ANATOMIA DEL CAMBIO. DIGNIFICANDO EL RASTROJO

Muchas muchas veces me siento incompleta y me siento inacabada o en muchas ocasiones siento que algo no funciona en mí.

Me crea una gran gran zozobra, pues dependo de mí misma para realizar el pulso de mi vida.

Muchas veces no encuentro la solución y muchas muchas veces me tenso de manera muy fuerte porque deseo solucionarlo YA.

Nos han engañado, creo. En esta sociedad tan desnaturalizada, nos han desconectado, nos han desactivado y nos han preparado para ser seres predecibles.

Nada de sorpresas. Nada de riesgos. Nada de exponernos. Nada de mostrar las heridas y las grietas.

Como si a la Vida le importara algo nuestras necesidades y expectativas de futuro, basadas en algo tan infantil como el equilibrio ficticio y superficial.

Caminamos con una buena capa de maquillaje, que hace que seamos agradables para los demás, nos hace ser apetecibles, pero la Santa Vida, con un magistral empujoncito, nos vuelve a remover en la Tierra y hace de nosotros un rastrojo.

No, no…dice nuestro Ego deseoso de Paz Eterna, ¿Otra vez rastrojo?

El rastrojo tan útil.

He buscado en la wikipedia qué es un rastrojo. Y ella contesta:

Rastrojo «es el conjunto de restos de tallos y hojas que quedan en el terreno tras cortar un cultivo».

Cortar un cultivo, algo que nos sugiere  haber cortado aquello que es de real uso, de real valor, y además lo ha cortado otro, se lo llevó otro y el rastrojo nos transmite aquello que ya nadie quiere.

Pero, la querida y útil wikipedia prosigue:

«A menudo se confunde rastrojo con restos de poco valor. Sin embargo el rastrojo es un recurso muy bueno para proteger el suelo del impacto de la precipitación erosiva y la consiguiente escorrentía. La presencia de rastrojo sobre el terreno es como una trampa de agua, que facilita la infiltración y reduce las pérdidas por evaporación al mantener más fría y protegida la superficie del suelo. Esta concepción es el meollo de un correcto sistema de cultivo».

Es decir, que justamente aquello que parece que no posee valor, en esta cultura de consumo, es lo que si miramos en profundidad, nos aporta los componentes necesarios, las condiciones necesarias para CUIDAR LA TIERRA, que es real, realmente la base de toda germinación de una Idea, desde la Medicina Tradicional China.

 

Un proyecto, una Idea, una Intención, necesita de Tierra y Agua para crecer. Y para proteger Nuestra Tierra, precisamente algo tan poco lustroso como los Rastrojos nos permite que esa Tierra absorva el agua necesaria y deseche el resto y así, mantiene el equilibrio perfecto en nuestro Sistema Útil de Ciénagas, que son la base de nuestro poder creativo. Dicho de otra manera, un buen revolcón de nuestra cara amable por la Tierra polvorienta, es una buena base para que, aquello insustancial, vuelva a caer y nos coloquemos en lo que es realmente autentico y que es lo que cimienta nuestra nutrición.

Os invito a mirar un artículo que escribí meses atrás que se llamó «Las ciénagas de nuestra luz….La cara B de nuestra cara pública», publicado el 17 de Marzo del 2017. Si quieres leerlo haz clic aquí

Diréis ¿qué tiene que ver esto que explico en este artículo, con un método de Conocimiento corporal como es Anatomia Viva?. Y es que el campo emocional forma parte de los cuerpos sensibles que te conforman, que conforman tu cuerpo.

El cuerpo humano refleja Todo. Podemos sentir que nuestro cuerpo pugna por mantener un ritmo, un pulso, de manera continuada, siempre…..Somos naturaleza, así nuestro cuerpo es cambiante y eso genera desequilibrio.

No siempre estamos iguales y es necesario que nuestro cuerpo no esté siempre igual. Que podamos sentirnos enfermos o con la energía algo más baja. Que podamos expresar alguna enfermedad vírica o algunos síntomas que nos obligan a mirar nuestra vida y entorno de manera vulnerable, frágil. Cuantas personas han realizado un profundo cambio tras una enfermedad o una convalescencia importante. Incluso eso repercute en las familias y amigos. El desequilibrio, la enfermedad, la profunda vulnerabilidad es una gran fuente de crecimiento.

Y desde ese estado de vulnerabilidad, darnos tiempo a reconstruírnos.

Muchas, muchas, muchas tensiones corporales son debidas a la insistente actitud de mantener todo como siempre. Nuestro músculos, tendones, ligamentos se tensan para sostener una estructura que está ávida de cambio y transformación. Sea por motivos climatológicos, por motivos de energía cósmica, por motivos de aquello que comemos, por motivos de simples biorritmos, nuestro cuerpo, en esa magistral homeostasia, cambia.

Pero no, para nosotros ese cambio es peligroso. El Ego, programado para la supervivencia insiste en sostener, aunque sea sinónimo de la quiebra corporal anímica.

¿Cómo transitar esos momentos de cambio?

Desde mi experiencia, lo más útil es sostener el cambio, no precipitarlo e intentar no bloquearlo. A veces no es fácil. A veces para que no se bloquee tienes que pasar por alto tu entorno y decidir internamente ser tu más preciado Amante. No puedes contentar a los demás aunque lo intentes. Algo interior se está escurriendo, profundas masas de Tierra Viva y Aguas en tu interior. A veces conlleva negociar mucho contigo mismo y con los tiempos.

A veces conlleva también momentos de altos y bajos y de interiorización que crean mucha tensión en tu cuerpo y que te dan sensaciones de dolor y rigidez.

También, esas fibras que se resisten y que tienen mucho que ver con la Energía de Madera y tu Hígado, puedes ayudar a fluidificarlas, y es muy bueno practicar Movimiento Saludable, meditación y también dietas que suavicen tu Ki, que no te densifiquen o técnicas terapéuticas tan poderosas como el Shiatsu Moviment.

Es importante cuidar tu contenedor. Intentar dar Recipiente o Vasija a eso que se está moviendo internamente. Igual te ayuda una imagen: visualizar que la parte externa de tu cuerpo o incluso tu organismo es una estructura que da Contenedor o Vasija a todo tu ser más inmaterial. Emociones, Sentimientos y también como no las fluctuaciones de tus tejidos que se movilizan, expanden o distienden según lo que se está manifestando.

Realmente el Cambio seguirá siendo imparable, pero será menos doloroso y traumático.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *